Bola de Sebo, la novela más conocida de Guy de Maupassant

Guy de Maupassant, el «bola de sebo»

Bola de Sebo, la novela más conocida de Guy de Maupassant
Guy de Maupassant, primero naturalista y después fantasioso.

Guy de Maupassant es uno de los más importantes escritores de la escuela naturalista, ¿y cómo no?, desde muy joven el gran Flaubert lo apadrinó con tanta seriedad que le enchufó en varios periódicos y le presentó a Turgénev, Zola y a los hermanos Goncourt. Lo cuidó tanto que la gente empezó a decir que era su padre biológico…no te quiero contar aquí de la amistad de su madre con el escritor ni de la vida mujeriega de su padre, porque lo que importa es la prosa de este Guy, directa y sin artificios, y sobre todo tan impersonal que jamás se involucró en sus relatos, limitándose tan solo a describir lo que veía. Por algo es uno de los mayores cuentistas en la historia de la literatura.

Pero todo hay que decirlo porque al final de su vida sí se involucró, y con ganas porque dejó de lado los cuentos costumbristas para meterse con alma, vida y sombrero en la novela psicológica, con personajes tan oscuros y atormentados como él, porque Guy escribía estas historias bajo los efectos  de la coca y el éter (por nombrar sólo dos), que le poblaban la sesera con alucinaciones y fantasmagorías que se descubren ipso facto en sus extraordinarios cuentos de terror, escritos con una maestría comparable a la de Edgar Allan Poe, y ya eso es mucho decir.

Acabó mal: la sífilis le trajo tales ataques de pánico que intentó degollarse con un abrecartas; por eso  lo internaron en un manicomio de París donde, a sus cuarenta y dos años, terminó entregando el atormentado equipo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.