Góngora, el gongorino

Luis de Góngora y Argote (Córdoba, España, 1561-1627) nació un día como hoy; y vino a nacer en una familia tan acomodada que su padre era nada más y nada menos que el juez de bienes confiscados por la Inquisición. Por eso fue que pudo estudiar en la Universidad de Salamanca, por eso fue que llegó a canónigo de la catedral de Córdoba y hubiera llegado a sacerdote a los veinte años, pero llevaba una vida tan parrandera y jugadora que solo cuando cogió juicio – a los cincuenta años-, lo pudieron ordenar.

Viajó por toda España componiendo sonetos y mostró su talante arisco en cada tertulia literaria donde criticó a Raymundo y a todo el mundo, incluyendo a Quevedo a quien acusó de plagiar su poesía satírica.

En 1610 dejó de escribir canciones y letrillas para volverse ultra barroco con metáforas complicadísimas, neologismos y mucha mitología, lo que le hizo (y le hace) casi ilegible. Para muestra este botón:

Era del año la estación florida

en que el mentido robador de Europa

– media luna las armas de su frente,

y el sol todos los rayos de su pelo -,

en campos de zafiro pace estrellas…

 Luis, con razón perdiste la memoria antes de morir a los 65 años de un fulminante ataque de apoplejía.

¡Sursum corda!

1 comentario en “Góngora, el gongorino”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.